Quién soy

En un mundo imperfecto, yo no soy la excepción

miércoles, 20 de mayo de 2015

Resistencia

Hace unos años la habrían llamado doña Paula; pero hoy, sin el tratamiento delante del nombre, recuperaba cercanía en un espejismo de juventud. Le costaba reconocer que casi una década había pasado desde que cruzó la frontera del medio siglo y, agitando la melenita bien cortada y teñida, pretendía ahuyentar las sombras del tiempo que  le apagaban la piel y ralentizaban andares.

Cada mañana abría el armario escogiendo las favorecedoras prendas que vestían un cuerpo aún esbelto y de apariencia juvenil. Sabios retoques en el maquillaje devolvían una imagen en el espejo de edad indefinida, suspiraban los años recuerdos pasados, y el presente respiraba la esencia de un perfume tan delicado y sutil como una esperanza.

¿Dónde estaban los quince, los veinte, los treinta e incluso los temidos cuarenta? Las manchas de sus manos inventariaban escrupulosamente el paso de la vida y los dedos, aunque afilados en perfecta manicura, cada día se descubrían más nudosos, semejantes a las ramas de un árbol viejo de savia lenta.

El ayer sin arrugas ni miedos, de manos explorando rincones y revolviendo cabellos, de ojeras felices en sabanas revueltas, de palabras inventadas en la pasión y la ternura amaneció en un presente a solas ante el espejo de la propia vida. Y Paulita, Pauli, Pau…  dieron paso a Paula,  que discreta y correcta, cubre de calma las cicatrices de la vida mientras amordaza de dignidad la soledad que le aferra la garganta.



3 comentarios:

  1. Qué gozada, volver a leerte!!!
    Ha sido toda una sorpresa disfrutar de esta entrada, dónde nos vamos encontrando más de una. Yo también soy esa Paula, mi querida Pauli.
    La canción... me trae tantos recuerdos, ayyyyy, mi Gondo.

    Abrazos y achuchones.

    ResponderEliminar
  2. La gozada es tenerte cerquita, queridísima.

    Hace un momento, en el directo de la pausa del café, te comentaba que en este momento sereno de mi vida me apetece retomar el vicio de juntar letras e intentar retratar escenas, gentes, momentos... Este tiempo entre paréntesis literario lo necesitaba Ángela y Jane se lo concedió.

    Gracias por seguir ahí.

    Besos siempre.

    P.D. Te faltan años para ser Paula, pero llegado el momento sin duda lucirás porte y saber estar, como siempre.

    ResponderEliminar
  3. Maravilloso, he leído mucho te tu blog. Muchas gracias. Sería perfecto tener tus escritos en un libro, en papel, con olor al tiempo. Saludos

    ResponderEliminar