Quién soy

En un mundo imperfecto, yo no soy la excepción

domingo, 16 de septiembre de 2012

Bajo las estrellas

Esta es una noche rara que se parece a otras, pero a la vez es distinta. Como dijo el filósofo aquel, todo fluye, todo es cambio… Y la primera en cambiar fui yo. Recuerdo que hace mucho leí una novela titulada “La camisa de la serpiente”. Aprendí así como se llamaba a esa piel que dejas en el camino para seguir avanzando.

Miro hacia atrás y descubro mis camisas tiradas en la senda de la vida. ¡Cuántas hay! Veo la de la niña que inventó una amiga imaginaria para sus juegos, la de la lectora voraz que descubrió el mejor pasaporte para otros mundos, la de la adolescente que soñaba con querer y que la quisieran, la de la mujer que intentó mantener el rumbo que marcaban las cartas de navegación, la de la superviviente equilibrista en la cuerda floja…

¿Cuántas camisas quedaran bajo esta piel? ¿Cuántas metamorfosis más?

Esta noche es igual a otras, y yo me parezco a otras mujeres.

Esta noche es distinta a otras, y yo soy diferente a otras mujeres.

Todo es verdad.

Aquí, en la sinceridad absoluta de las letras a solas, yo Jane miro las estrellas sin buscar guía. Muchas de ellas se apagaron, aunque su luz llegue aún. Por eso me gustan, porque existen y brillan, aunque ya no sean nada, en el instante fugaz en que las atrapa una mirada y vuela con ellas.

Hay estrellas en esta noche extraña  tan diferente como semejante a otras.




4 comentarios:

  1. Todavía quedan camisas por cambiar y mujeres por ser. Ánimo!!
    Besos, Jane.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y vestidos por comprar contigo, amiga mía.
      Besos.

      Eliminar
    2. Y zapatos de tacón.. y lencería... y tal y tal

      Eliminar
  2. Me encantó este texto!!! Qué buena la imagen de las camisas que una va dejando atrás, excelente!!
    Descubrí tu blog por un link en el de Analogías, y los dos textos que leí me gustaron muchísimo, me alegra haberlo descubierto.
    Un saludo

    ResponderEliminar